Tras superar dos paros respiratorios, niña prematura venció a la COVID-19 en clínica Central de Montería.

Equipo médico encabezado por pediatra cereteano aplicó atención y tratamiento que por ahora tiene a la niña con vida, tras arrebatársela a las garras de la COVID-19.   

Es un milagro; que la gloria sea para Dios: Pediatra, Rolando Padilla.

El hecho que constituye un hito en la historia médica mundial fue dado a conocer por el pediatra cereteano, Rolando Padilla P, en el medio Radio Solida HD que conduce el periodista, Howard Crawford. Este es uno de los pocos casos de recién nacidos curados tras presentar COVID-19.

“En la noche recibí el resultado de la prueba COVID-19 negativa, después de un tratamiento de 7 días. La historia comenzó con la llegada de una señora  a la clínica con amenaza de parto prematuro, con desprendimiento de placenta del 80%. Nació una niñita prematura de 35 semanas. La niña nació deprimida, es decir que necesitó reanimación  (al desprenderse la placenta  queda sin oxigeno), pero mientras se hacía la cesárea se reanimó satisfactoriamente, pero quedó con dificultad respiratoria por prematuridad”, relató el pediatra, Rolando Padilla.

Contó que a la niña se le empezó a manejar una neumonía (fue vista por neumólogos, e infectologos).  “No respondía a los antibióticos, y tras consultar el equipo decidimos practicarle la prueba para COVID – 19, la cual dio positivo. Tomamos todas las medidas de protección necesarias en la UCI Neonatal  con todo el personal médico y paramédico.  Se le hizo valoración por infectología, el cuál recomendó iniciar hidroxicloroquina y azitromicina, y dos antivirales que se usan mezclados en el VIH,  Kaletra (destruir el virus). Además explica el médico Rolando Padilla, que se utilizó betametasona como antiinflamatorio.

Tras continuar con la historia, el médico Rolando Padilla, admitió que se usó un tratamiento experimental, porque nadie puede asegurar hasta ahora que sean medicamentos efectivos. “Se pudo observar una mejoría franca, a pesar que necesitó soporte de oxigeno con respiración mecánica y que tuvo dos paros respiratorios que fueron superados exitosamente”, agregó el pediatra, Rolando Padilla.

El final feliz de la historia es que después de 7 días de cumplir el tratamiento la niña está mejor, y aunque aun depende de oxigeno se sigue recuperando satisfactoriamente. “No sabemos las secuelas que pudieron haber quedado, pero el hecho es que del a COVID-19 la niña está curada”, admite el pediatra.

¿Cómo se infectó?

Es todo un misterio la forma como se contagió la niña, debido a que la prueba realizada a la mamá resultó negativa y todos los médicos que la atendieron se sometieron a la prueba y todos dieron negativo.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Policía incauta más de 370 Kilos de clorhidrato de cocaína en Córdoba

El estupefaciente era transportado oculto en un vehículo tracto camión, el conductor y ayudante fueron …