Un nuevo hecho histórico para la Universidad de Córdoba se presentó en Bolonia, Italia; por primera vez un rector de la alma mater de los cordobeses firmó la Carta Magna de las universidades, que es una declaración y confirmación de los principios fundamentales sobre los cuales se reafirma la misión institucional de las universidades en el mundo.
La Carta en su forma definitiva, fue concluida el 8 enero de 1988 en Barcelona, pero fue el 18 de septiembre de 1988, en la Piazza Maggiore de Bolonia, que fue firmada por 430 rectores del Continente Europeo. El acto solemne se celebró con motivo de la celebración de los 900 años de la fundación de la Universidad de Bolonia, la más antigua del mundo, la cual inició labores en el año 1088.
Entre las primeras premisas de la Magna Charta Universitatum, suscrita en la actualidad por más de 800 rectores de universidades de todo el mundo, está la de reafirmar a la educación como el derecho universal que da sentido a la humanidad, una actividad crítica en lo social, pero respetuosa con los equilibrios del medio ambiente y de la vida.
En virtud de lo anterior, las universidades firmantes asumen el compromiso de respetar y aplicar los principios, valores y responsabilidades establecidas en la declaración que son los siguientes:

  1. Reconocer que tienen la responsabilidad y compromiso de responder a los retos del mundo en beneficio de la humanidad.
  2. Reafirmar la autonomía moral e intelectual como precondición para el cumplimiento de sus responsabilidades con la sociedad.
  3. La independencia que genera la autonomía debe ser reconocida y protegida por los gobiernos y la sociedad en general y defendida por las mismas instituciones.
  4. Establecer un contrato social confiable con la sociedad civil, que apoye e impulse la búsqueda y la calidad del trabajo académico, acorde y respetuosa de la autonomía universitaria.
  5. En la medida que generen y divulguen el conocimiento, deben cuestionar dogmas y doctrinas establecidas sobre la base del pensamiento crítico que promueven.
  6. Deben centrar su deber en la enseñanza y la investigación con principios éticos que permitan resultados confiables, veraces y accesibles.
  7. Responsabilidad cívica, por ser parte de una comunidad científica global que permite compartir el conocimiento y los avances de la ciencia. Impulsar un liderazgo desde lo local con incidencia global.
  8. Las Universidades son ethos o ambientes plurales que permiten la tolerancia y la convivencia; donde la diversidad, equidad y justicia prevalecen.
    El rector de Unicórdoba, Jairo Torres Oviedo, indicó que “esta carta representa el gran acuerdo de las universidades europeas, de las universidades del mundo, alrededor de los retos en estos momentos de crisis que vive la humanidad, y las responsabilidades y liderazgo de las universidades desde lo local pero integradas al mundo, integradas a un escenario global. Creo que en este sentido la Universidad de Córdoba viene respondiendo, viene asumiendo un liderazgo importante del cual la ciudadanía puede dar fe, una universidad con liderazgo, una universidad encarnando su responsabilidad social, que representa la conciencia crítica de la sociedad”.
    Además de Unicórdoba otras universidades del Sistema Universitario Estatal del Caribe, también suscribieron la importante Carta Magna de las Universidades.