La propuesta del gobernador Orlando Benítez, que ayuda a romper los puentes que comunican a jóvenes con la delincuencia.

El Fondo de Educación Superior para el pueblo le reduce el espacio a quienes reclutan a los jóvenes de sectores deprimidos para incorporarlos a acciones delictivas.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

La frase de “Ahora le toca al pueblo”, no se quedó en un slogan de campaña. En medio de la turbulencia social y sanitaria ocasionada por el coronavirus, el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez Mora, impulsa el Fondo de Educación para el pueblo (FESPU), para financiar la educación superior a bachilleres de estratos  1,2 y 3, egresados del sistema educativo departamental.

La apuesta de Benítez le entrega las llaves a bachilleres de Córdoba para que abran las puertas e ingresen a la educación superior y se vuelvan, técnicos, tecnólogos o  profesionales. Es una propuesta que ayuda a romper los puentes  que comunican a muchos jóvenes con la delincuencia. Le reduce el espacio a quienes reclutan a los jóvenes de sectores deprimidos para incorporarlos a acciones delictivas.

De eso habló el candidato Benítez Mora en campaña, preocupado por temas como el desempleo y por las dificultades que tienen los bachilleres de zonas marginales para ingresar a la educación superior. Desafortunadamente estamos bajo un sistema que le pone barreras a los más pobres cuando de estudiar una carrera profesional se trata. Con el Fondo de Educación para el Pueblo,  Benítez Mora, rompe ese paradigma en el departamento.

Tras 6 meses de gobierno, en medio de una pandemia que le alteró los planes a gobernadores y alcaldes, y a pesar de estar sumergidas las finanzas del departamento en una crisis financiera producto de la enfermedad que deambula por calles y se asoma a los hogares, el gobernador Benítez Mora se la juega por la gratuidad de la educación y sienta un precedente en la historia del departamento.

Para entender la magnitud del programa del gobernador Benítez Mora, miremos este dato: En Córdoba de cada 100 estudiantes que logran terminar el bachillerato solo 23 logran ingresar a la universidad, para una pobre cobertura del 23%, cuando la cobertura nacional de educación  superior está en el 52 por ciento. En la Universidad de Córdoba se presentan al año unos 20 mil estudiantes, de los cuales en promedio mil 800 tienen acceso a sus programas educativos en cada uno de los dos semestres,  ¿Y el resto?, ahí es donde aparecen los puentes que conducen a esos jóvenes a otros escenarios.

En la justificación del proyecto que ya fue aprobado  en la Asamblea Departamental, se señala que en los últimos 5 años han egresado más de 50 mil bachilleres de los establecimientos educativos de los 27 municipios no certificados en educación del departamento, de los cuales, según estadísticas de educación superior del Ministerio de Educación Nacional, un porcentaje estimado en 76% no han logrado su acceso a la educación superior (todo un drama social).  

El Proyecto busca dar cumplimiento a los estipulado en el Plan de Desarrollo Departamental “Ahora le toca a Córdoba: Oportunidades, Bienestar, Seguridad 2020-2023”, en el Eje Estratégico “Equidad y Bienestar”, pilar estratégico transversal “Equidad social para mejorar la calidad de vida”, componente “Educación de Calidad para el Bienestar de los cordobeses”.

Esta semana el Proyecto de ordenanza será sancionado por el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, algo que significará entregarle un tanque de oxigeno a los deseos de muchos bachilleres de iniciar una carrera técnica, tecnológica o profesional.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Cartagena se estaría hundiendo por el cambio climático.

Expertos aseguran que Ciénaga de la Virgen, Pasacaballos y Bocagrande son los lugares que más …