El senador del Polo Democrático fue el primero en tomar la palabra en el debate convocado para hacer control político al ministro de Hacienda por el caso de los bonos de agua, comúnmente llamados ‘bonos Carrasquilla’, que no eran otra cosa que instrumentos de deuda pública, ejecutados en 117 municipios para que accedieran a recursos inmediatos.

Robledo, luego de presentar varios argumentos en las irregularidades de los bonos de agua, de las firmas extranjeras que intervinieron en la financiación de esos recursos, y de los vínculos de Carrasquilla con Sanitas, y la posterior fusión que hubo entre Cafesalud y Saludcoop, que terminó en la creación de Medimás (lo que calificó de negocio leonino), desató la polémica con sus declaraciones.

“Miren ustedes todo lo que tienen los organismos de control para que investiguen. Tenemos un ministro súper negociante. Y con estos antecedentes yo hago una pregunta directa, doctor Carrasquilla”, dijo en la plenaria del Senado, y expresó:

“¿Qué negocito tiene pensado montar, ahora que está en el Ministerio de Hacienda?”.

Acto seguido en el recinto se escucharon gritos y se alzó la voz en señal de protesta, a lo que el senador del Polo Democrático replicó que él tiene todo el derecho a preguntar eso. Ernesto Macías, presidente del Senado, le pidió respeto y fue entonces cuando Robledo se dedicó a concluir esta primera intervención.

«Este negocio de los bonos de agua es un negocio preñado de corrupción. Uno en el que se cambiaron las leyes para hacer el negocio, osea, introducir la trampa en la ley, aseguró Robledo. Y agregó: “Un negocio fríamente calculado para tumbar a 117 municipios de Colombia”.

Con textos de: pulzo.com