La Ley del Embudo.

 

Lo ancho para la empresa y lo angosto para los trabajadores; es la ley del embudo, la ley del más fuerte, la ley de Cerro Matoso.

Por Oswaldo Marchena Mendoza.

En Twitter: @marchenojob

Una de las sentencias de mayor impacto en la historia laboral de Colombia, tiene que ver con un fallo del Tribunal Superior de Montería en el año 2015, el cual declaró ilegal la huelga adelantada por trabajadores de Cerro Matoso, agrupados en la organización Sintracerromatoso. El mismo fue ratificado en segunda instancia en la Corte Suprema de Justicia y con ello se hirió de muerte la lucha sindical obrera en Colombia.

Ese fallo fue acogido en su totalidad y celebrado por Cerro Matoso. Llama la atención que ante  otro fallo del mismo Tribunal Superior de Montería, donde se ordena el reintegro de dos sindicalistas, la empresa argumenta que utilizará todos los recursos de ley para defenderse del mismo, es decir, en esta oportunidad no le gustó la sentencia. Lo ancho para la empresa y lo angosto para los trabajadores;  es la ley del embudo, la ley del más fuerte, la ley de Cerro Matoso.

La historia

El golpe a los trabajadores comenzó el pasado 2 de julio de 2015, cuando la Sala Primera de Decisión Civil-Familia-Laboral del Tribunal Superior de Montería, con ponencia del magistrado Marco Tulio Borja Paradas, resolvió el proceso especial de calificación de la suspensión o paro colectivo, adelantado por Cerro Matoso contra Sintracerromatoso.

En su sentencia, el citado Tribunal declaró la ilegalidad de la huelga adelantada por dichos trabajadores desde el 14 de abril del 2014. Además del ponente, hicieron parte de la sala los magistrados Jorge Maya Cardona y Carmelo del Cristo Ruíz Villadiego.

Pero como en juego largo hay desquite, los trabajadores encontraron errores de la empresa Cerro Matoso al momento de iniciar los juicios disciplinarios para despedir a quienes participaron en la huelga, después de la misma haber sido declarada ilegal.

En su momento, los trabajadores argumentaron que la sentencia de la Corte Suprema de Justicia (SL3195-2017), la misma que confirmó el fallo del Tribunal de Montería sobre la ilegalidad de la huelga, quedó ejecutoriada luego que se resolviera una solicitud de aclaración, absuelta el 9 de agosto de 2017, y que por lo tanto la ejecutoria se configuró el 14 de agosto del mismo año.

Sintracerromatoso señaló  que la empresa una vez se desfijó el edicto que notificaría la sentencia SL3195 de 2017, procedió a citar el 4 y 9 de mayo del mismo año a los trabajadores para que rindieran descargos y el inicio de los procesos disciplinarios. Argumentó el sindicato que los días 22 de mayo y 1 de junio de 2017, les notificaron que se daban por terminados sus contratos de trabajo, alegando  participación activa en la huelga que fue declarada ilegal, por lo que pretermitió la instancia de verificar judicialmente el levantamiento del fuero sindical.

La empresa intentó corregir dicho error difiriendo los efectos del despido una vez quedara ejecutoriada la providencia que declaró la ilegalidad de la huelga, pero los despidos ocurrieron antes de la ejecutoria de la sentencia, pues se les informó que sus contratos se entendían terminados desde el 10 de agosto de 2017, fecha en la cual aún no estaba ejecutoriada el proveído que declaró la ilegalidad de la huelga.

Defensa jurídica de Sintracerromatoso.

El pasado 24 de mayo del presente año, el juzgado Promiscuo de Familia del Circuito de Montelíbano, falló en contra de los trabajadores un proceso especial de Acción de Reintegro por fuero sindical, adelantada por los sindicalistas Yacir Eliécer Luna y Jorge Luis Galvis contra Cerro Matoso.

Tras conocerse dicho fallo, Cerro Matoso se pronunció en un comunicado: “Ayer, 24 de mayo de 2018, el Juez Promiscuo de Familia de Montelíbano negó el reintegro de dos exlíderes sindicales, solicitud realizada directamente por los implicados. El argumento de los demandantes fue la violación al fuero sindical, debido a que la Empresa no solicitó la autorización previa al juez laboral antes de despedirlos. El motivo del despido obedeció a que estos extrabajadores fueron promotores del cese de actividades declarado ilegal por la Corte Suprema de Justicia”.  

“Con absoluta claridad, la justicia determinó que una vez declarada la ilegalidad de un cese, la Empresa tiene la facultad de despedir a los participantes. Respecto a los aforados (directivos sindicales), manifestó el juez que no se requiere autorización judicial previa para terminar los contratos de trabajo”. El anterior mensaje se publicó el 25 de mayo de 2018 y lo emitió Heidy Barros, líder de Recursos Humanos.

La derrota jurídica de Cerro Matoso

Una vez se notificaron del fallo en su contra, los trabajadores, por medio de apoderado, apelaron ante dicho juzgado la sentencia en mención, la cual fue remitida por el organismo judicial al Tribunal Superior de Montería para que se pronunciara al respecto.    

Tras estudiar todos los argumentos, el pasado 14 de junio, la Sala Tercera de Decisión Civil-Familia-Laboral del Tribunal Superior de Montería, integrada por los magistrados Carmelo del Cristo Ruiz Villadiego, quien la preside, Cruz Antonio Yánez Arrieta y Marco Tulio Borja Paradas, resolvieron la apelación de la sentencia proferida.

El Tribunal Superior de Montería declaró: Revocar la sentencia apelada de origen y fecha, y declarar ineficaces los despidos de los señores José Luis Galvis Hernández y Yacir Eliécer Luna Ricardo, llevados a cabo por la empresa Cerro Matoso, los días 10 de agosto de 2017 y 8 de marzo de 2018.

Asimismo, ordenó el reintegro de dichos trabajadores a los cargos que venían desempeñando y pagarles los salarios, prestaciones y demás emolumentos legales y convencionales que se venían aplicando al momento de los despidos, hasta que se materialicen los respectivos reintegros.

Al respecto, Honorio Alfonso Castañeda Crespo, en su calidad de Representante Legal de Cerro Matoso, tras conocer la sentencia del Tribunal de Montería, con fecha 27 de junio del presente año, le envió el siguiente mensaje a Yacir Luna Ricardo (uno de los dos trabadores que deberán ser reintegrados):  “En atención a la Sentencia emitida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Montería, fijada en edicto el pasado 22 de junio, donde nos ordena su reintegro, nos permitimos comunicarle que daremos cumplimiento a esta decisión judicial, una vez agotados los medios de defensa jurídicos para controvertirla.

La empresa respeta y acata las decisiones judiciales siempre que se hayan surtido y agotado todos los mecanismos e instancias que nos garanticen el ejercicio del derecho a la defensa”.

Cerro Matoso acoge en su totalidad los fallos judiciales solo cuando son a su favor, de lo contrario busca por cualquier medio jurídico atacarlos. Algo parecido a lo que están haciendo con la sentencia de la Corte Constitucional, que les ordena una serie de requerimientos con respecto a su operación y los obliga a indemnizar a las comunidades afectadas por la actividad de la mina, tras pedir nulidad en la Corte, en lo que tiene que ver con la indemnización y creación del fondo de etnodesarrollo.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Cartagena se estaría hundiendo por el cambio climático.

Expertos aseguran que Ciénaga de la Virgen, Pasacaballos y Bocagrande son los lugares que más …