La falta de conexión a internet y de un computador, no han logrado frenar los sueños de Lina María; la estudiante que busca todos los días un lugar para sus clases virtuales.

Le hace falta un computador o una tablet

“El señor es quien la acompaña en los caminos hacia dónde va, porque no es fácil que un hijo salga sano de la casa y regrese posiblemente contagiado”, señala, Emilse Emperatriz Pedroza Espitia, madre de la estudiante.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

A sus 11 años, Lina María Ramírez Pedroza, ya tiene un norte definido y una hoja de ruta en su vida, “estudiar para alcanzar sueños y metas”. Sin embargo, la pandemia, como a muchas personas, le cambió el libreto de su vida. La era de las clases virtuales la encontró sin una conexión a internet y sin computador.

Todos los días, en medio de las restricciones, se desplaza hacia donde una amiga o a la casa de algún familiar para no perder sus clases virtuales. Entiende muy bien que en la calle hay un enorme riesgo de contagios y que debe cuidarse porque en su casa la esperan sus padres adultos.

Vive en el barrio La Granja y habitualmente debe ir a Furatena, Edmundo López o Cantaclaro, donde familiares o compañeras de estudio le facilitan un equipo para sus clases. “El señor es quien la acompaña en los caminos hacia dónde va, porque no es fácil que un hijo salga sano de la casa y regrese posiblemente contagiado”, señala, Emilse Emperatriz Pedroza Espitia, madre de la estudiante.

¿Cómo se transporta?

Cuando el papá no está trabajando, un sobrino le presta una moto para transportarla, pero cuando él no puede hacerlo, le toca irse caminando a un sitio de internet en el barrio La Granja, donde los dueños, cuando hay un equipo desocupado, se lo facilitan y no le cobran el tiempo.

Entre los primeros lugares y en eventos representando a su Institución Educativa.

Lina María cursa Sexto grado de básica secundaria en la Institución Educativa, Isabel la Católica, y de acuerdo al rendimiento académico ocupa el primer lugar (es algo que cualquier persona puede consultar en el colegio).  Pero su amor por el estudio no se limita al plano académico, debido a que es usual que represente a su institución en concursos de cuentos.

 A su paso por la Institución Educativa Santa Rosa de Lima, también mostró sus cualidades para el cuento y la excelencia en inglés.   

Necesita tu ayuda.

Para evitar que la ausencia de una conexión a internet en el hogar de Lina María, y la falta de un equipo, les corten las alas a sus metas, las personas de buen corazón pueden ayudar comunicándose con la señora, Emilse Emperatriz Pedroza Espitia, madre de la estudiante al WhatsApp 320 5545726 o a al celular 3116766710.

Un equipo para dos. Siempre hay una mano amiga.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Policía incauta más de 370 Kilos de clorhidrato de cocaína en Córdoba

El estupefaciente era transportado oculto en un vehículo tracto camión, el conductor y ayudante fueron …