En el Consejo Departamental de Riesgo y Desastres, liderado por el gobernador Erasmo Zuleta Bechara, se analizaron los alcances de la emergencia por las inundaciones en Córdoba y se anunciaron acciones para hacerle frente a la situación.

En la sesión participaron alcaldes, representantes de la Corporación Ambiental de los Valles del Sinú y San Jorge, CVS; la empresa Urrá, entes de control, miembros del gobierno departamental, empresas de servicio públicos, el Cuerpo de Bomberos, la Defensa Civil y la Cruz Roja.

Una de las acciones de la Gobernación de Córdoba para enfrentar la crisis es destinar 1.400 millones de pesos para la compra de kits de alimentos, aseo y alojamiento, y otros 1.000 millones de pesos para la contratación de maquinaria amarilla con el fin de atender la situación en los municipios.

“Vamos a fortalecer los bancos de maquinaria amarilla y contratar la operación de estos equipos. Contrataremos personal técnico para realizar los registros de los damnificados en el RUD, ya que sin esta información no podemos soportar los gastos. Si no hay damnificados registrados no podemos gastar los recursos”, puntualizó Zuleta Bechara.

Otra medida anunciada en el Consejo departamental es la instalación de un Puesto de Mando Unificado para coordinar las acciones de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y Desastres en el departamento de Córdoba, debido a que las lluvias han superado las capacidades locales.

Adicionalmente, Zuleta Bechara solicitó a los alcaldes municipales que prioricen los proyectos destinados a mitigar la emergencia e insistió en que reporten oficialmente la información de damnificados en cada territorio, a fin de destinar los recursos de atención desde el departamento.

Trabajar en las soluciones integrales.

Zuleta Bechara anunció además que, mientras el gobierno nacional actúa y presenta los planes de acción frente a las emergencias ambientales que vive el departamento, la Gobernación junto a la CVS, Urrá, Aguas de Córdoba y las alcaldías, invertirán en planes estructurales para solucionar definitivamente las inundaciones, mitigar la erosión costera y atender la sequía, situaciones que padece el departamento a lo largo del año.

El gobernador recalcó en la necesidad de implementar una estrategia integral: “Esto no es solo un tema de riesgo, afecta el desarrollo económico, la educación, la salud y la vida de todos los cordobeses. Necesitamos soluciones estructurales y por eso trabajaremos con los alcaldes y la empresa Urrá para financiar estudios y encontrar soluciones definitivas”.

Teniendo en cuenta que Córdoba es el cuarto departamento del país con mayor afectación por la temporada de lluvias, el gobernador de Córdoba ha sido reiterativo en sus llamados al gobierno nacional para que atiendan con urgencia la situación en el departamento, pues lmagnitud de la emergencia supera la capacidad institucional.