El Proceso Penal en Colombia, una Odisea.

 

Por: Miguel González Sánchez.

Twiter: MigueGonzalez28

Debo ser realista, en los inicios de mi carrera de derecho, incluso, varios meses después de haberme graduado, era de los que exigía «justicia» cuando veía en televisión que la Fiscalía General de la Nación capturaba a alguien por cualquier delito, me sentía identificado con la mayoría de colombianos que exigen enviar a la cárcel a cualquier persona que se encontrara envuelto en un proceso penal, la mayoría de veces sin tener conocimiento del trasfondo del mismo.

No obstante, un par de años después, luego de que la vida quizá con el fin de demostrarme que varios años atrás estaba equivocado, me encaminó por la labor que a mi modo de ver, puede catalogarse como la más hermosa, gallarda y exigente del mundo, y es litigar, defender los derechos de las personas frente a un sistema penal que encuadra dentro del concepto de “inhumano”. Y quizá muchos se preguntaran ¿por qué inhumano?, inhumano porque no siendo suficiente con las cárceles que se supone son establecimientos creados como un “castigo” pero con el fin principal de resocializar a los pos penados, la realidad es vienen siendo establecimientos donde se denigra, vulneran y violentan los derechos reconocidos por la misma humanidad a lo largo de la historia. El hecho de enfrentarse a un proceso penal en Colombia es de por sí una odisea que absorbe toda la energía de quien lo enfrenta, máxime cuando nuestro sistema desde sus cimientos está estructurado para consignar resultados cuantitativos y no cualitativos.

La realidad es que en los medios de comunicación instituciones como la  policía o la fiscalía se ufanan de realizar capturas cumpliendo así con su labor, “detener el crimen y la delincuencia”, sin embargo, y precisamente con el fin de demostrar resultados que en el fondo no son más que apariencia, olvidan que de las peores cosas a las que se pueda ver  enfrentado una persona en su vida, es al hecho de estar privado de la libertad, creería incluso, que muchos prefieren la libertad más que la vida, “porque la vida sin libertad, para qué…”

Es en el momento en que se realizan procedimientos basados en cumplir estadísticas, cuando inicia la odisea, odisea parecida a la que vivió el legendario héroe Ulises, quien después de haber luchado durante diez años en la guerra de Troya, tardó otros diez años en regresar a Ítaca, su tierra. Y así parece ser el proceso penal colombiano, que requiere en la mayoría de los casos, que las personas vinculadas a una investigación tarden seis, siete y hasta más años tratando de probar su inocencia en medio de la intranquilidad e incertidumbre que genera no saber el desenlace de esa odiosa que infortunadamente no es producto de la imaginación, eso, sumado al hecho de que la Fiscalía persigue, juzga y cataloga de delincuente a las personas en muchas ocasiones, sin las pruebas suficientes para sustentar ese tipo de señalamientos.

Esa realidad la soportan los número, a manera de ejemplo se tiene que en el periodo comprendido entre el año 2011 hasta lo que va corrido del año 2018, al Estado colombiano, es decir a usted y a mí, nos ha correspondido pagar la insignificante suma de un billón veintiún mil novecientos veintiún millones setecientos veintitrés mil un pesos ($1.021.921.723.001) de pesos, (una cifra hasta difícil de leer y pronunciar), producto de la falla en el servicio por errónea imputación de delitos y privación injusta de la libertad. Sin embargo, lo cierto es que ni todo el dinero del mundo logra restablecer la autoestima y el honor de una persona que ha vivido el tártaro de un proceso penal injustificado.

Finalmente, el proceso Colombiano se asemeja a la odisea que vivió Ulises, quien tardo diez años para regresar a su tierra y encontrar la tranquilidad. De la misma forma que luchó este guerrero y héroe de la mitología, luchan en Colombia quienes son vinculados a un proceso penal, donde tienen que enfrentarse a todo el peso del Estado, y luego de hazañas casi que legendarias, poder encontrar la tranquilidad que fue robada muchas veces sin ninguna razón.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Cartagena se estaría hundiendo por el cambio climático.

Expertos aseguran que Ciénaga de la Virgen, Pasacaballos y Bocagrande son los lugares que más …