“El mar se ha tragado medio pueblo y los políticos no hacen nada”: matrona de Bahía Rada

Josefina Esquivel Barrios

Por Domingo Cogollo Narváez

Especial para La Ventana de Córdoba

Josefina Esquivel Barrios, es una matrona de 85 años, del corregimiento de Bahía Rada, municipio de Moñitos, población que se la está tragando la erosión marina. A pesar de su edad, es una mujer  lúcida que habla sin pelos en la lengua; por eso dice: “los políticos vienen al pueblo en época de elecciones a pedir los votos, pero cuando suben a los puestos se olvidan de los pobres”, sentencia la anciana apoyada en un bastón. Ella siempre está pensando en el daño que le causa la erosión a la población.

Y es que en Bahía Rada la erosión crece a cada instante, hasta el momento llega a los dos kilómetros. Cuando se le dice a doña Josefina que evoque en sus recuerdos, cómo conoció ella la erosión cuando vino al mundo, se queda pensativa y de pronto exclama: “el mar se ha llevado como medio pueblo o sea unas 150 viviendas, en los últimos 80 años”. En la actualidad Bahía Rada cuenta con 150 casas.

Relata que cuando ella nació el mar estaba lejos, tan lejos que había dos cuadras de casas las cuales se las tragó la embestida de las aguas. Ella, se asoma al mar con un sol de mediodía, y al frente de unas palizadas arrumadas por las olas, señala estirando el brazo, hasta donde llegaba la orilla. Asegura que las aguas se han adentrado al pueblo unos 150 o 200 metros.

Pero existe otro problema no menos grave, y es que el mar amenaza con meterse a la población por la parte suroriente, en dirección hacía a Moñitos. En ese sector las aguas han avanzado por lo menos 50 metros en el último año. Tan es así, que se comió una vía, según lo expresó uno de los dirigentes de Bahía Rada.

Institución Educativa Bahía Rada

Esta localidad de 750 personas, la mayoría de las cuales se dedican a la pesca y la agricultura, es una de las más afectadas por la erosión en Moñitos, en los 124 kilómetros de costa marítima que tiene el departamento de Córdoba. Además de Bahía Rada, también están afectados Santander de la Cruz, Río Cedro y Broqueles, entre otros.

El mar se llevó los muertos

Hace unos 15 años el mar acabó con el cementerio, donde estaban sepultados los seres queridos de los habitantes de la población. Ahora está a punto de llevarse la Institución Educativa Bahía Rada, donde estudian 140 alumnos de la localidad. El cercado del colegio está solo a unos tres o cuatro metros de la orilla del mar.

Bahía Rada como su nombre lo indica, es una entrada del mar en la tierra y a pesar de que en esos lugares las brisas corren menos fuerte, siempre hay erosión. Esta localidad es uno de los principales centros poblados de Moñitos. Las viviendas están construidas con bloques y techo de eternit. La mitad son, como en un principio, de palma amarga y bahareque.

Pero este lugar está bastante abandonado por las autoridades, el servicio de energía es deficiente, el agua solo llega durante seis horas desde el vecino municipio de San Bernardo del Viento, y de la vía de entrada, ni hablar, está en pésimas condiciones. Cuando llueve los vehículos no pueden entrar ni salir.

Por eso doña Josefina, una mujer afrodescediente, exclama con rabia: “vea la entrada al pueblo cómo está, y eso que dicen que este es el primer corregimiento de Moñitos. A Bahía Rada los políticos no le hacen ni siquiera lo que le prometen”. Y remata de manera enérgica: “la plata se la llevan pa’ los bolsillos de ellos”.

Hace unos cuatro años, los habitantes de Bahía Rada emprendieron una campaña de una ‘piedratón’ para construir un rompeolas o espolón, pero la Dirección General Marítima (Dimar) una vez tuvo conocimiento sobre este hecho, suspendió la construcción de la misma que estaba en marcha.

Los motivos de la suspensión de la obra fueron porque no había ninguna clase de permisos. Además, para construir esta clase de infraestructuras, se necesitan estudios y diseños técnicos, de los cuales carecían los dirigentes de Bahía Rada. Por eso uno de ellos dijo: “las autoridades ni hacen ni dejan hacer”.

La erosión intranquiliza a Paso Nuevo

Entretanto, en el corregimiento de Paso Nuevo, municipio de San Bernardo del Viento, Nally Díaz Lora una maestra jubilada de 69 años, no duerme tranquila, junto a su familia, pensando que en cualquier momento el mar se puede meter a su casa. Ella vive con su esposo y un nieto.

La vivienda es de material y solo está protegida por un pequeño barranco en forma de triángulo, donde se encuentra un árbol de zaragoza. La distancia de la casa a la punta del triángulo, donde pegan las olas, es de unos cinco o seis metros.

La ex docente, una mujer morena de pómulos salientes, precisa que hace unos diez o doce años el mar estaba bastante retirado de su residencia. Pero en los últimos años, sobre todo en temporada de sequía, las olas se embravecen y llegan cerca de la vivienda.

Cuando se le interroga si el agua ha llegado en alguna ocasión a su casa, responde: “gracias a Dios nunca ha llegado” y señala el pequeño triángulo de tierra. “Gracias a este barranquito que Dios nos mandó para protegernos”.

Doña Nally afirma que los entendidos en erosión marina llegan al lugar, toman fotos, hacen estudios, diseños, presentan proyectos, pero nunca se conocen los resultados. Todo queda lo mismo que al comienzo. Mientras tanto, los 200 metros de erosión van creciendo.

Nally Díaz.

Las 400 viviendas de Paso Nuevo están hechas, algunas de material, otras de palma amarga y bahareque. La población cuenta con alcantarillado, calles pavimentadas, un parque, servicios de energía y agua, aunque estos últimos son un poco deficientes. La mayoría de los habitantes se dedican a la pesca, la agricultura y a promover el turismo.

Pero la ex profesora narra con una sonrisa tímida que, piensa vivir en ese lugar hasta que las aguas del poderoso Mar Caribe se lo permitan. “De todas maneras, Dios es quien sabe. Si se ve que el mar viene muy cerca, tocará irse a buscar otra alternativa”, expresa con nostalgia. 

Barranco que protege la casa de la señora Nally

Comentarios

Comentarios

Check Also

Comenzó la reconstrucción de viviendas en Nuevo Milenio, tras incendio

La propia comunidad comenzó la reconstrucción de las viviendas en el sector de Nuevo Milenio, …