El barrio en Momil donde sus habitantes viven entre aguas putrefactas por la mala ejecución de un contrato.


El nivel del pavimento está por debajo de las otras vías y ello ocasiona que a los vecinos del sector se les forme una piscina permanente, y algo que es peor, que las aguas negras de alcantarilla se acumulen en el sector.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.
@marchenojob

40 familias del barrio Las Lamas en el municipio de Momil, no saben si fue peor que reiniciaran los trabajos de un contrato de pavimentación que venía de la anterior administración y que estaba paralizado, o que la obra la hubieran dejado abandonada. Tras el contratista retomar los trabajos del contrato de pavimento y a punto de terminar, ahora a estas familias les toca vivir rodeadas de aguas negras y sumergidas en una verdadera emergencia sanitaria, ante el silencio cómplice de la Administración Municipal.

El nivel del pavimento está por debajo de las otras vías y ello ocasiona que a los vecinos del sector se les forme una piscina permanente, y algo que es peor, que las aguas negras de alcantarilla se acumulen en el sector. Una verdadera emergencia sanitaria y un atentado a la salud de las familias del barrio Las lamas.

Son muchas las quejas de las personas afectadas sin que se conozca pronunciamiento alguno del alcalde de Momil, Gabriel Bitar Díaz, y menos de la empresa encargada de la interventoría técnica. Veedores del municipio aducen que los materiales que se están utilizando no son los indicados para ese tipo de obras.
Estamos hablando del contrato de obra pública MMO-LP-MC-002-2019 cuyo propósito fue “Rehabilitación de vía con pavimento en concreto hidráulico en el barrio Las Lamas zona urbana de Momil. El contratista que aparece en el papel es la firma Apia Proyectos y Soluciones SAS, pero todos en Momil saben que los dueños y quienes ejecutan el contrato son otras personas (es una información pública). La interventoría está a cargo de FZ Ingeniería SE S.A.S.
De acuerdo a la información de la valla publicitaria del contrato, la obra tuvo un valor de 898,576 salarios mínimos mensuales legales vigentes (Como el contrato se firmó el año pasado, se estima en un valor aproximado de 750 millones de pesos). La interventoría de la obra tiene un valor de 63 millones 688 mil 800 pesos.

Técnicamente la obra contempla la rehabilitación en placas de concreto rígido en la calle 7 entre las carreras 8,7 y 9; carreras 10, y 11; carreras 13 y 15, y carrera 8 entre calles 7 y 8 en la zona urbana de Momil.
Ya es hora que los organismos de control le pongan la lupa a este contrato.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Colombia ya no baja de los 10.000 casos y se acerca cada vez más a los 400 muertos.

Este lunes el Instituto Nacional de Salud reportó 10.199 nuevos contagios y 367 fallecidos en …