Cerro Matoso: con licencia para seguir contaminando.

La verdadera actividad de Cerro Matoso es la de “Explotar Mineral de Níquel y Transformarlo en Ferroníquel”. Diferente a la que se describe en la licencia: “Explotación y Transformación de Ferroníquel”.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, mediante Resolución 00375 del 22 de febrero de 2021, confirmó la Resolución 1878 del 23 de noviembre del 2020, por medio de la cual se otorgó Licencia Ambiental Global para el desarrollo del proyecto, Explotación y Transformación de Ferroníquel en Cerro Matoso S.A. Una bofetada a extrabajadores de la multinacional, afectados en su salud debido a causas relacionadas con la actividad de la mina.

La Asociación de pensionados de Cerro Matoso, considera que no se justifica que la ANLA otorgue una licencia ambiental, cuando no se ha reparado e indemnizado el daño ocasionado a trabajadores y extrabajadores de la mina. El gremio tiene documentados los casos de uno 60 extrabajadores que han fallecido por enfermedades asociadas a la explotación de la mina.

Víctor Hugo Pineda, quien laboró en la mina durante 21 años en el área de Calcinación y Fundición (RKEF), actuó como tercer interviniente en el proceso de licenciamiento. Tras conocer la resolución de la ANLA que confirmó la licencia para Cerro Matoso, señaló que durante su labor en la empresa se le violó el derecho a la salud y al goce de un ambiente laboral sano, debido a la omisión en la aplicación de un programa de salud ocupacional acorde con los riesgos laborales en dicha área, “Altas temperaturas sobre los niveles permisibles y exposición a sustancias comprobadamente cancerígenas”.

Estima que no existieron mediciones ambientales, ni la información y entrenamiento para la protección ante sustancias básicas procesadas para producir Ferroníquel en las áreas de trabajo de calcinación y Fundición, para determinar los niveles de potencial riesgo a la salud. Asegura además que no se practicaron exámenes biológicos, pruebas de níquel en sangre y orina recomendados por la ARL.

“Pero lo más ridículo –sostiene el extrabajador-, es decir que allí en Cerro Matoso no hay sustancias cancerígenas nocivas para trabajadores y personas que viven en el entorno de la mina, afirmación que las entidades públicas de control y científicas contradicen en sus informes con referencia a los compuestos del níquel, que están clasificados en la categoría 1 según la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer)”.

Víctor Hugo Pineda, quien hoy sufre las consecuencias de enfermedades que adquirió en la mina, sostiene que “Con la actividad económica que se describe en la nueva Licencia Ambiental Global, “EXPLOTACIÓN Y TRANSFORMACIÓN DE FERRONIQUEL”, se comete un error que trae consecuencias irreparables para la salud de quienes laboran en Cerro Matoso, así como para el ambiente, en razón a que dicho enunciado se refiere es a que Cerro Matoso explota y transforma ferroníquel, algo según él lejos de la realidad, debido a que la verdadera actividad económica de la empresa es la de “EXPLOTAR MINERAL DE NÍQUEL Y TRANSFORMARLO EN FERRONÍQUEL”

¿Sustancias de carácter especial o cancerígenas?

En uno de los apartes de la nueva licencia ambiental otorgada a Cerro Matoso, la ANLA sostiene “De acuerdo con el análisis anterior se puede establecer que la Sociedad Cerro Matoso S.A, en el Estudio de Impacto Ambiental, realizó una descripción de las diferentes sustancias e insumos que intervienen en las diferentes etapas del proceso, así como la identificación de las SUSTANCIAS DE CARÁCTER ESPECIAL, lo cual requiere de un análisis de mayor importancia como quedó establecido y analizado en el plan de gestión del riesgo del proyecto para sustancias como combustibles líquidos, gaseosos e insumos para la fabricación de explosivos”

Adicionalmente esta Autoridad Nacional en el marco del plan de manejo ambiental como se puede observar en el Concepto técnico 07137 del 23 de noviembre de 2020, de acuerdo con el tipo y clase de sustancias a utilizar en el proceso, identificó la necesidad de crear un programa para el manejo de estas sustancias identificadas de carácter especial ……

Llama la atención que la ANLA como Cerro Matoso muy hábilmente se refieren a “Sustancias de carácter especial”, para ocultar la verdadera realidad “Sustancias cancerígenas”. Con esa técnica de comunicación la multinacional escapa a la obligación de reconocer pensiones especiales de vejez por alto riesgo debido a la exposición a dichas sustancias.

Otro asunto que deja un mal sabor es que solo ahora, después de 40 años, Cerro Matoso identifica la necesidad de crear un programa para el manejo de esas sustancias (de carácter especial).  Estamos hablando de sustancias cancerígenas. La pregunta que surge es. ¿por qué le dan la licencia, antes de implementar el referido programa?, es algo así como que a uno le den la licencia de conducir antes de aprender a manejar los riesgos en la vía.

A la Procuraduría Ambiental le vendría bien adelantar una juiciosa investigación sobre esta licencia Ambiental Global que se le acaba de confirmar a Cerro Matoso.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Córdoba con las basuras hasta el cuello y el desacato a una sentencia de la Corte Constitucional.

En Córdoba y en todo el mundo, los mandatarios tienen que entender que si continuamos …