Más de 20 puntos críticos en las riberas del río Sinú y el rápido incremento de las aguas, mantienen alarmados a los habitantes de Santa Cruz de Lorica. Esos sectores son de los más poblados a orillas del caudal en el departamento de Córdoba.

Esa alarma se siente en los corregimientos de CotocáArriba y Palo de Agua, principalmente, ubicados en la margen izquierda del río Sinú. También ocurre lo mismo en la vereda Sarandelo (Mata de Caña) en la margen derecha de Lorica.

Los puntos críticos que más preocupan a los habitantes ribereños son los de Nueva Colombia, arriba de Cotocá, donde se construyó un muro con tablestacado, el cual está bastante debilitado después de un año de haberse hecho.

Otro sitio por donde se puede desbordar el río, si sigue creciendo, es entre Nueva Colombia y Cotocá Arriba. Allí, al frente de los corrales de la familia Vargas, propietaria de la finca Nueva Colombia, corre peligro de salirse el cauce por un tramo de 70 metros.

Asimismo, entre Cotocá y Palo de Agua se halla el sitio conocido como ‘Leopoldo’ de 150 metros. “Si llega a desbordar el río por ese sector, perjudica a Palo de Agua y otros lugares”, dijo el dirigente de CotocáBienvenido Ramos.

El sector de ‘Leopoldo’ se encuentra en la parte de debajo de la antigua boca millonaria de Canta Rana, que fue tapada y controlada hace varios años, gracias a trabajos hechos por la CVS.

Pero en la margen derecha del río Sinú, de igual manera hay problemas. En Sarandelo, en la parte de debajo de donde se desbordó el río hace tres años, existe un punto crítico, el cual, con la participación de la comunidad fue reforzado, pero el peligro sigue latente.

El presidente de la Junta de Acción Comunal de Sarandelo, Ángel Hernández Espitia, dijo que, a pesar de haber hechos esos trabajos, no pueden cruzarse de brazos, hay que estar pendiente y seguir trabajando.“Hay que mirar el río con cuatro ojos”, expresó otro dirigente.

Otro sitio que reviste peligro se encuentra en el caserío El Campano, arriba de Sarandelo, en Mata de Caña. Lo mismo sucede en la vereda Isla de Sabá, Cotocá Arriba.

Hernández Espitia dijo que, así como trabajaron para reforzar el sitio por donde se puede salir el río en Sarandelo, también están en condiciones de dirigirse a El Campano y a Isla de Sabá, para colaborar con esas poblaciones.

Pero se necesita el apoyo de la Alcaldía de Lorica y de la Gobernación de Córdoba, lo mismo que de la comunidad de esas localidades para poder realizar los mencionados trabajos.