Un voto por la paz y la reconciliación de Córdoba.

Orlando Benítez, conoce el horror y el dolor que produce la violencia, y por eso no dudó un instante en tomarse la foto con miembros del partido político de las Farc (esos que respetan los acuerdos de paz,  que dejaron de poner bombas y se dedicaron a la política. Los mismos que pidieron la expulsión de Iván Márquez).

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

Después del “totazo” que las disidencias de las Farc (no alcanzan a representar un 20%), le propinaron a los acuerdos de paz, con la foto que le dio la vuelta al mundo donde aparecen unos exguerrilleros empuñando de nuevo las armas, el país volvió a quedar frente a la dicotomía del a guerra o la paz. Quienes estamos ubicados en el segundo escenario (la mayoría), consideramos que para superar este episodio el país necesita de sus mejores líderes, algunos de ellos activos en la política, y otros en la carrera electoral que concluye con las elecciones territoriales de octubre.

Córdoba es uno de los departamentos más azotados por el vendaval de la violencia, y hoy en el sur del departamento se vive una guerra sin cuartel con campesinos y líderes sociales en medio del fuego cruzado. Está tan prendido nuestro departamento con el conflicto, (algunos lo llaman guerra), que el Presidente Iván Duque acaba de reiterar en Montelíbano, “su compromiso de enfrentar con determinación y derrotar a los grupos criminales que pretenden intimidar a las comunidades”. 

Esto no es un tema de derecha o de izquierda, es un asunto de vida. La persona que obtenga los votos para conducir los destinos del departamento en los próximos 4 años en las elecciones de octubre, tiene un compromiso ineludible con la paz y la reconciliación del departamento. 

El candidato a la Gobernación de Córdoba, Orlando Benítez Mora, tiene un discurso de paz, de reconciliación y un gran compromiso con la vida. Él conoce el horror y el dolor que produce la violencia, y por eso no dudó un instante en tomarse la foto con miembros del partido político de las Farc (esos que respetan los acuerdos de paz, que dejaron de poner bombas y se dedicaron a la política. Los mismos que pidieron la expulsión de Iván Márquez, por abandonar el proceso y retomar las armas) y aunque desde las alcantarillas que vomitan odios en el fondo de las redes sociales lo hayan tildado de guerrillero, él es un hombre comprometido con la paz, que nunca ha estado del lado de los violentos (sin importar en qué sector ideológico se ubiquen).

En una entrevista que le hice a Orlando Benítez, me llamó la atención la resiliencia que siempre lo ha acompañado desde la adversidad para seguir pensando, proyectando y proponiendo un mejor futuro, lejos de la violencia a los habitantes del departamento. Por ser una persona de consenso, Benítez Mora, logró aglutinar una gran coalición de partidos políticos y movimientos sociales. En público ha firmado acuerdos y compromisos con víctimas del conflicto, así como con educadores, campesinos y ciudadanos. 

Volviendo al tema de las disidencias y la foto, no olvidemos que la historia de las Farc, además de estar llena de asesinatos y acciones violentas contra la población civil, acumula de manera sistemática una serie de errores políticos que han beneficiado a los partidos de derecha, dándole oxigeno a los amigos de la guerra. 

La mejor descripción del acto irracional de Iván Márquez y sus secuaces la describió el Procurador General, Fernando Carrillo: “Señor Iván Márquez, esta no es la Colombia de la Marquetalia del pasado. Hay unas nuevas generaciones que hacen hoy de Colombia un país distinto al suyo, al de Santrich y al del Paisa”. 

Orlando Benítez Mora, pertenece a ese grupo de líderes jóvenes que le apuestan a un mejor país, y en su caso a un departamento libre de odios, que acepta las diferencias, incluyente y lejos de los violentos. Benítez Mora y su familia quedaron devastados por un hecho de violencia, y a pesar de ello, el hoy candidato no se dejó consumir por el odio y la venganza. Es un hombre de paz que lidera un proyecto político de gran impacto social, donde el meridiano de su componente ideológico pasa por la reconciliación del departamento.

Volviendo al espinoso tema de Iván Márquez y su grupo, es oportuno citar unos datos del analista, Ariel Ávila: “hoy las disidencias de las Farc operan en 85 municipios y cuando firmaron el Acuerdo de Paz, funcionaban en cerca de 300 municipios, y mientras esas disidencias cuentan hoy con mil 800 exguerrilleros, durante el proceso se desmovilizaron 13 mil. Es decir en el mejor de los casos estas disidencias representan el 15 o para exagerar el 20% de lo que eran las Farc”. 

Es necesario cuidar y defender el proceso con ese mayoritario número de exguerrilleros que están cumpliendo los acuerdos y brindarle al Gobierno Nacional el apoyo y respaldo para que combata con todo el poder de sus Fuerzas Armadas a quienes les incumplieron al país y a la historia con los acuerdos de la Habana.

Da mucha tranquilidad y produce grandes esperanzas, saber que en el escenario de la política de Córdoba existen liderazgos como el del candidato Orlando Benítez Mora, para quien la paz y la reconciliación del departamento no es una utopía. 

 

Comentarios

Comentarios

Check Also

Ingresos millonarios y deuda social en el peaje El Purgatorio.

Al tiempo que la registradora del peaje k13 no deja de moverse, los compromisos adquiridos …