Trabajador que enfermo había sido despedido de Cerro Matoso ganó tutela y tendrá que ser reintegrado.

 

Otra batalla jurídica que los trabajadores sindicalizados le ganan a la poderosa batería jurídica de Cerro Matoso.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

 Iván Ramírez  había advertido en abril del presente año, “Cuando termine  mi incapacidad, Cerro Matoso me espera con la carta de despido”. Así sucedió, y entonces en medio de sus problemas de salud inició una batalla jurídica, la cual después de perder en el Juzgado Promuisco del municipio de Montelíbano, finalmente ganó en el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Montería, y deberá ser reintegrado por la empresa.

Iván Ramírez lleva laborando 30 años en la mina como operador de maquinaria pesada y en su condición de afiliado a Sintracerromatoso había advertido que el pasado 23 de mayo, cuando se le cumpliera una incapacidad que llevaba de 7 meses, en la empresa lo iban a esperar con la carta de despido. Ese presagio se cumplió.

La lucha sindical y jurídica.

La suerte de Iván Ramírez, es la de muchos extrabajadores de Cerro Matoso, despedidos injustamente, enfermos, en avanzada edad, sumidos en la pobreza, después de ayudar a construir riqueza  y sin ninguna posibilidad de rehacer su vida laboral.

Iván Ramírez, interpuso acción de tutela contra Cerro Matoso para que se le ampararan sus derechos fundamentales al debido proceso, salud, mínimo vital, trabajo y dignidad humana, por cuanto fue despedido sin tenerse en cuenta su calidad de aforado sindical, además de su estado de salud, y en consecuencia solicitó “se ordene a la accionada reintegrarlo de manera transitoria al cargo que venía desempeñando al momento de efectuarse el despido, para evitar la ocurrencia de un perjuicio irremediable”.

El juzgado Promuisco de Montelíbano,  en primera instancia negó el amparo pretendido, tras argumentar que lo pretendido por el actor debía ser dirimido ante la justicia ordinaria.

Por lo anterior, Iván Ramírez impugnó la sentencia referida manifestando que la negación de la acción de tutela traía consigo un perjuicio irremediable, toda vez que su estado de salud es crítico, presentando infamación de la próstata y gránulos calcificados; así mismo presenta una pérdida de su capacidad laboral del 33.96% proferida por la Junta  Regional de Calificación de Invalidez, por lo cual, se puede constatar el deterioro de su salud con 57 años de edad.

El fallo.

Con base a los argumentos expuestos, la Sala de Decisión Civil-Familia-Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Montería, resolvió: Revocar la sentencia proferida por el Juzgado Promuisco del Circuito de Montelíbano dentro de la acción de tutela interpuesta por Iván Ramírez Rivero contra Cerro Matoso, y, en su lugar Conceder transitoriamente los derechos fundamentales al debido proceso, salud, mínimo vital, trabajo y dignidad humana, en el entendido, que el actor debe ejercer las acciones correspondientes en el término de los 4 meses siguientes a la notificación de esta providencia.

Asimismo, le ordenó a la empresa Cerro Matoso, a través de su representante legal, o a quien haga sus veces, para que en término de las 48 horas siguientes a la notificación de esta providencia, proceda reintegrar de manera transitoria al señor Iván Ramírez Rivero en el cargo que venía desempeñando o en uno de similares características, y no podrá ser retirado hasta tanto no exista sentencia judicial que así lo permita.

Otra batalla jurídica que los trabajadores sindicalizados le ganan a la poderosa batería jurídica de Cerro Matoso.

Comentarios

Comentarios

Check Also

¿Faltante de $ 14 billones en el presupuesto es un invento de Duque?.

  El grupo económico de Santos cree que sí, al argumentar que el presidente presentó …