¿Prefieres ser normal o feliz?.

Marta Sáenz Correa

Por considerarlo de interés para todos les comparto apartes del libro: ¿Quieres ser normal o prefieres ser feliz? del psicólogo y escritor alemán Robert Betz. En este libro, el autor nos muestra como dejar de lado los caminos trillados de lo normal en los que no nos sentimos cómodos y nos hace caer en la cuenta de que levantarse cada mañana con una amplia sonrisa y decir con plena convicción: la vida es bella y yo soy parte de ella, no tiene por qué ser una utopía. Expresa con contundencia que la vida es compleja, pero no complicada, es sencilla, fácil de comprender y cambiar; nosotros somos quienes la hemos complicado. Toda persona anhela amor a sí misma, a las personas y a la vida. De este amor solo te separa tu viejo modo de pensar, tus censuras habituales y tus despreciadas y reprimidas emociones.

Betz nos plantea que el ser humano normal se crea a sí mismo una vida llena de sufrimiento, enfermedad y carencia, porque nadie le ha dicho cómo funciona la vida y cómo funciona él mismo. La persona normal se afana y se esfuerza en hacer lo mejor posible lo que se espera de ella, como trabajar, pedir créditos, consumir, cumplir con las responsabilidades y no llamar la atención. Se da cuenta que esto no la hace feliz, pero piensa que no tiene otra elección. Intenta huir de su vacío interior y su aburrimiento, que ella misma ha creado, se distrae mediante actividades exteriores o se refugia en los vicios, aparta sentimientos que aparecen, como el miedo, la rabia, o la tristeza y muere primordialmente por un cuerpo enfermo.

La persona normal cree que es víctima de otras personas o de su propia vida, y mientras piense esto, seguirá viviendo la experiencia del victimismo, con rabia, dolor y condena, sin darse cuenta de que es ella misma quien se causa todo el sufrimiento. Cada día nosotros mismos inconscientemente nos decidimos por el sufrimiento y el dolor.

El miedo: el elixir de la vida de la persona normal. La actitud básica de la persona normal está dominada por el miedo; tiene una necesidad desesperada de seguridad, e intenta controlar todo lo que puede en su vida. Sin embargo, cuanto más grande es el deseo de reglamentación, control y seguridad en una persona, mayores son los miedos de los que nace este deseo. Quien busca seguridad está lleno de miedos, pero puede rendirse a sus miedos y aprender a transformarlos. Para estas personas, el miedo es un problema que no puede dominar, mientras que la persona que ha despertado y comprendido lo considera una puerta a la libertad.

PARA DESTACAR:

Para transformarte y tener en una vida feliz debes tomar tiempo para ti mismo, asume la responsabilidad de todas tus actuaciones, reconoce y honra todo lo que encuentres en tu vida, perdónate a ti mismo, corrige tus enjuiciamientos personales, transforma tus sentimientos desagradables, sintiéndolos de forma positiva y libérate de promesas, juramentos, compromisos y obligaciones auto impuestas.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Alcalde de Purísima se niega a cumplir fallo judicial que obliga a reintegrar a la gerente del Camu, María José Hernández Anaya.

  A pesar que el juzgado promiscuo municipal de Lorica, le ordenó al alcalde de …