“No vamos a permitir que venezolanos ni extranjeros en general afecten la seguridad ni el orden público […]. [Los expulsados] no podrán reingresar a nuestro país”, dijo Krüger en una entrevista con Blu Radio.

Esas 15 personas fueron capturadas por la Policía, y debido a los desórdenes que causaron en el albergue temporal El Camino, ubicado en el barrio Luis María Fernández de Engativá, al mediodía de este martes serán trasladados a la frontera con Venezuela para hacer efectiva la orden de expulsión del país, señaló El Espectador.

Migración, además, informó que entre los detenidos estaba un menor de edad que incidió en los desmanes. De acuerdo con Caracol Radio, él no será expulsado, sino quedó a disposición de Bienestar Familiar.

En los disturbios de este lunes, los venezolanos se enfrentaron con armas blancas a las autoridades, destrozaron varias carpas del Distrito ubicadas dentro del campamento, dañaron las cámaras de seguridad del lugar y robaron alimentosde sus compatriotas que eran guardados por funcionarios, mencionó Noticias Caracol.

Por lo anterior, la Alcaldía Mayor anunció mayores controles —con identificación biométrica, unidades caninas y más seguridad privada— para el ingreso y salida de los migrantes al albergue, que fue instalado hace una semana con más de 400 personas, añadió el diario capitalino.

Finalmente, Krüger aseguró que los disturbios comenzaron por un atraco dentro del campamento humanitario. Así lo indicó en la emisora:

“Absurdo que un venezolano atraque a sus propios connacionales, a sus hermanos venezolanos. Eso no tiene ninguna presentación. No quiero que este caso que se presentó el día de ayer se generalice”.

Con textos de: pulzo.com