La semana de pasión del Centro Democrático en Córdoba.

A Gómez Espitia le resulto fácil mudar su piel política y  abandonar el discurso de la paz para sintonizarse con el lenguaje de la guerra que a diario usa el Centro Democrático.  

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

Es tanto el desbarajuste institucional que se vive al interior del Centro Democrático en Córdoba,  que el aval para aspirar a la Gobernación de Córdoba, lo va a ganar una persona que hasta el 23 de enero de este año, (poco antes de la Convención del partido), pertenecía a Cambio Radical y solo ese día presentó su renuncia a dicho partido para entrar al día siguiente en la puja por la candidatura del CD.

Despojarse de la noche a la mañana de la sombrilla de Cambio Radical, partido que lo avaló para aspirar a la Gobernación de Córdoba y al Senado de la República, desde dónde atacó  la candidatura presidencial de Iván Duque, resultó para Carlos Gómez, algo así de sencillo como bajarse de un taxi y subirse a un Uber. ´A Gómez Espitia le resulto fácil mudar la piel política y  abandonar el discurso de la paz para sintonizarse con el lenguaje de la guerra que a diario utiliza el Centro Democrático.

Por esos vericuetos inexplicables de la política, hoy Cambio Radical, el partido que parió la candidatura al Senado de Carlos Gómez, le acaba de poner un freno de mano a la agenda legislativa del Presidente Iván Duque, llevándose por delante las objeciones a la JEP y amenazando con “hacer trizas”, los proyectos más importantes del actual Gobierno.  Un hijo de ese partido fue adoptado por una congresista, junto a una familia que comercializa autos en Montería, para buscar la Gobernación de Córdoba, sin importar los lazos de ese candidato con el peor gobierno departamental que ha administrado a Córdoba en su vida jurídica.

Esa obsesión de 5 a 8 personas, de bendecir a Carlos Gómez con el aval del Centro Democrático para que aspire a la Gobernación de Córdoba está despedazando por dentro el partido del expresidente Álvaro Uribe Vélez.  En el camino del proceso de selección cambiaron las reglas del juego, y ello ocasionó que varios precandidatos se apartaran del proceso e inclusive uno de ellos, Abelardo De La Espriella Juris, hoy está recogiendo firmas para validar sus candidaturas por fuera del CD a la Gobernación de Córdoba.  Otro exprecandidato, Carlos Ordosgoitia, adelanta campaña de firmas para aspirar a la Alcaldía de Montería.

En medio de tantas renuncias de Precandidaturas en el CD, me llamó la atención una frase; “Están jugando con cartas marcadas por debajo de la mesa”. La papeleta amarrada es la de Carlos Gómez Espitia. El inconformismo de integrantes del CD con las directivas del partido alcanzó  su máxima expresión, cuando tres precandidatos decidieron apartarse del proceso de escogencia (César Jattin, Khabir Saibis y Olegario Ortega), mediante una carta llena de cuestionamientos dirigida a la Directora Nacional del partido, Nubia Stella Martínez. Sin embargo, las duquesas en Córdoba  con su actitud permisiva, siguen contribuyendo con la crisis interna del CD.

El tema de los famosos validadores escogidos para la selección del candidato es algo que genera rumores en los rincones del Centro Democrático. Es obvio  que María Teresa Haddad, directora del CD en Córdoba tiene intereses en la selección del candidato, y si su esposo (Eduardo Burgos) es primo hermano del médico Remberto Burgos de la Espriella, resulta ilógico que este último participe como validador. La lógica indica que Burgos de la Espriella debió declararse impedido para actuar como tal.

Otro Validador que debió declararse impedido, es Pablo García Ávila, amigo de terruño de Carlos Gómez Flórez, papá de Carlos Gómez Espitia, y nacidos en Nariño, corregimiento de Lorica.  

Los jóvenes no se tragaron el sapo.

Cuando se pensaba que al final de la tarde, todos en el Centro Democrático (a excepción de quienes se fueron), terminarían alineados con la segura candidatura de Gómez Espitia, una escalada de renuncias de dirigentes juveniles volvió a sacudir los endebles cimientos del partido en el departamento.  

Esteban Botero Gutiérrez, Coordinador Departamental de Juventudes en Córdoba del Centro Democrático, le echó sal a la herida y por medio de un corto escrito le presentó renuncia a la Directora del partido en Córdoba, María Teresa Haddad; “ por medio de la presente le informo que por razones de discrepancia con decisiones tomadas por el partido y otras que por discreción personal no revelaré, en este acto le informo mi renuncia al partido Centro Democrático, como a la coordinación departamental de juventudes”. En los mismos términos se presentaron otras renuncias de jóvenes militantes del partido.

¿Cuántas renuncias más se necesitan para que la dirigencia del CD en Córdoba,  entienda que la candidatura de Carlos Gómez, nubla las posibilidades de éxito político del CD en el departamento?

La semana de pasión que le espera al partido del Presidente Iván Duque y del senador Álvaro Uribe Vélez, será bastante tormentosa, pero también tendrá unos días de mucha reflexión y análisis. En medio de estos días de recogimiento será oportuno preguntar; ¿Hasta cuándo los intereses de 3 a 5 familias estarán por encima de los intereses del CD en el departamento?

Comentarios

Comentarios

Check Also

Autodefensas niegan el asesinato de líderes en Tierralta.

  Las autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC, grupo paramilitar) negaron ser las responsables de recientes …