La pobreza de los indígenas zenúes y los lujos de los caciques y políticos que están detrás de ellos.

img-20161011-wa0069
Casa de un indígena común y corriente,

El abandono estatal y de autoridades de los cabildos, tiene sumergido a la mayoría de los indígenas en la informalidad.

Por. Mauricio Castilla Castro.

En Twitter, @pulsodeltiempo2

La pobreza y necesidades básicas insatisfechas tienen azotadas a las comunidades indígenas zenúes ubicadas en los municipios de Tuchín y San Andrés de Sotavento en el departamento de Córdoba, donde por estos días hubo mucho movimiento en este último, debido a que su alcalde, Sergio Rafael Romero Basilio, perdió la credencial.

El primer alcalde encargado designado por el gobernador Edwin Besaile, Juan José González, tuvo que lidiar con protestas permanentes de un grupo de seguidores del anterior alcalde, las cuales estuvieron patrocinadas por la casa Pestana, clan político que sistemáticamente viene extendiendo su dominio en el municipio.

La turbulencia de las aguas volvió a la tranquilidad en el municipio con la designación de Viviana Hoyos, como alcaldesa encargada, tras ser seleccionada de la terna que el movimiento político AICO le entregó al gobernador Edwin Besaile, al tiempo que se abrió el debate sobre ¿Quiénes se benefician con los recursos que transfiere la nación a las comunidades indígenas?

img-20161011-wa0070
Vivienda del Cacique Eder Espitia.

Recursos llegan directamente a resguardos indígenas.

A partir del año 2016, el Ministerio de Hacienda decidió transferirles directamente los recursos a los resguardos indígenas, por lo cual, aquellos municipios donde hay resguardos, los entes territoriales perdieron el manejo de dichos recursos.

“Ellos están trabajando con esas transferencias bajo la autonomía absoluta del cacique Eder Espitia, es decir lo que él disponga a su libre albedrio”, le dijo una fuente a La Ventana de Córdoba. Entre transferencias de la Nación, recursos de educación girados por el departamento, más contratos para operar programas del ICBF y los del Plan de Impulso al Empleo y la Productividad, se calcula que el citado resguardo maneja unos 30 mil millones de pesos al año.

En días anteriores, se publicó en medios nacionales y en redes sociales, la mansión del Cacique Eder Espitia, y llamó mucha la atención la majestuosidad de la misma, cuyo costo está estimado en 4 mil millones de pesos, mientras que los indígenas viven arrumados en humildes viviendas vulnerados por la pobreza.

Pestana, y el poder político.

La familia Pestana, con Pedro Pestana, la senadora Yamina Pestana y el ex alcalde de Tuchín, Eligio Pestana, controlan las alcaldías de Tuchín y San Andrés de Sotavento. Ellos son el poder detrás de los indígenas zenúes, el cual se fortaleció con la llegada de Emiliano Lugo a la Alcaldía de Momil.

Para nadie es un secreto >que el Cacique Eder Espitia, está bajo las órdenes de la familia Pestana.

Los campesinos e indígenas de Tuchin que viven de las ventas ambulantes.

Se calcula que en Montería deambulan unos 500 campesinos e indígenas que se dedican a la venta de tinto en la ciudad, tras argumentar que no reciben ningún tipo de ayuda del resguardo, y que por el contrario, el abandono estatal y de las autoridades de los cabildos, los tiene sumergido en la informalidad en la capital de Córdoba.

En diálogo con la Ventana de Córdoba, le hacen un llamado al caique mayor del pueblo Zenú, Eder Espitia Estrada, para que con los recursos que reciben del Estado se promueva la creación de microempresas para generar empleo.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Policía rinde homenaje a víctimas del conflicto armado en Montelíbano.

  El evento se realizó en el parque principal de esta localidad Se rindió homenaje …