La encrucijada electoral en Colombia.

 

 

Por Jorge Enrique Díaz Varela

En las próximas semanas Colombia se someterá a un proceso electoral que repercutirá en un nuevo modelo de sociedad o mantener el sistema lleno de brechas sociales que hasta la fecha se ha mantenido desde el grito de independencia en ese lejano 20 de julio de 1810, el paso de Gustavo Petro a la segunda vuelta puede llegar a ser o no una señal del triunfo de la paz, de las nuevas ciudadanías y el desmantelamiento de la corrupción, el ciudadano de a pie tiene la posibilidad de festejar un éxito si gana la alternativa democrática de la Colombia Humana en la segunda vuelta, uno de esos triunfos seria el arrebatarle a statu quo mantenerse en el proceso corrupto y narco para limitar que desde finales de los años 80 ha acompañado nuestra democracia, manteniendo en el poder a los varones que protegen intereses mezquinos y que incrementan día a día la brecha social entre la capas sociales de nuestro país.

Un poco más de 19 millones de ciudadanos participaron 8este 27 de mayo, y quedaron en el partidor Ivan Duque y Gustavo Petro, Sin embargo, los dos candidatos polarizan al país uno con el apoyo de Álvaro Uribe Vélez y el otro con el apoyo de la ciudadanía, el primero con maquinaria, prensa y montañas de dinero, el segundo solo con su palabra y la capacidad de llenar plazas, el primero capaz de permear con su discurso del miedo hasta los más humildes y el segundo la representación de una oportunidad de cambio, ante esta encrucijada de la vida republicana esta Colombia, el 17 de junio sabremos si somos capaces de tomar el camino difícil del cambio o simplemente mantenernos por el camino de los que hacen y dejan hacer, es decir de los que permiten “trabajar” por una tajada del pastel estatal.

En medio de esta coyuntura caracterizada por la posibilidad de hacer frente a las problemáticas sociales que día a día aumentan, la posibilidad que los acuerdos de paz o se vuelvan trizas en manos de Duque y su séquito encabezado por Uribe Vélez o la opción de beneficiar al país con un capaz duradera y del pago de la deuda social que el gobierno y el Estado colombiano tiene con los miles de niños, niñas, adultos mayores y demás poblaciones vulnerables.

Este 27 de mayo el tablero electoral se ha movido rápido. La derecha arribista posiciono a su candidato en el primer lugar con un poco más de 7,5 millones de votos y por los lados de la izquierda Gustavo Petro con 4,8 millones de votos ha confirmado su favoritismo por encima de la Coalición Colombia.

Ahora vienes las otras movidas del ajedrez político en Colombia, sería lógico que los sectores alternativos encabezados por Fajardo y De la Calle adhirieran a Petro, y el sector de Vargas Lleras a Duque, pero conociendo la lógica de nosotros los colombianos, que por lo general votamos hacia donde nos “lleva el rio” y no a la mejor opción, es posible que el resultado sea TCP, “todos contra Petro” porque el “enemigo” es el, en nuestro país donde de seguro las fuerzas oscuras buscaran perpetuar el poder de la guerra y la violencia de la cual cinco décadas de nuestras vidas han acompañado, época que deberíamos echar al olvido, pero nuestra Colombia, es un una Colombia extraña, una que no sabemos porque motivos ha sido capaz desde sus inicios de acabar y acabar con generaciones de jóvenes, mutilar la historia de sus líderes y caudillos, tal vez el miedo no es al cambio, es el miedo a que nos maten la esperanza.

Finalmente la pregunta es si estos dos bloques por aparte no ponen en serio riesgo el futuro de la Patria, somos los ciudadanos quienes decidiremos sobre el candidato ganador, quien mantendrá la “patria boba” en que nos desenvolvemos o un cambio que de por si es incierto pero que será la puerta a un cambio que de seguro será mejor que entregarle el poder total a Álvaro Uribe Vélez, hoy el miedo debe dirigirse hacia ese sector, el Uribismo que tendrá el poder del Congreso, ya tienen el de la fiscalía, de seguro tendrán el de la Procuraduría y lo más grave cooptar el poder judicial dando por clausuradas la Corte Constitucional y el Consejo de Estado y generar un tribunal de bolsillo, alejando así la posibilidad que se sigan con las investigaciones contra Uribe.

Los Colombianos estamos en una encrucijada de la vida, la fácil mantener el sistema perpetuado por los de siempre o tomar la vía más difícil y elegir a Petro e impulsar a la generaciones futuras a un país mejor, con posibilidad de desarrollo y una paz duradera.

Colombianos en nuestras manos está el futuro, de ti y de mi depende…

Pensemos nuestro voto a conciencia, por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

 

Comentarios

Comentarios

Check Also

Estudiante de Unicórdoba trabajará con Google en el área de mercadeo.

  La estudiante María Lucía Carriazo Flórez, estudiante del programa de Ingeniería  Industrial de la …