Historia de un triángulo amoroso que casi termina en tragedia

 

Por: Domingo Cogollo Narváez

A propósito del mes del Amor y la Amistad, El Portal Entre Ríos.co presenta esta apasionada historia de amor, que ocurrió por los años 60 y 70, pero que aún sigue vigente. El amor nunca pasa de moda. Son cosas que se repiten una y otra vez.

La región del valle del Sinú siempre es considerada como un paraíso donde todo mundo se quiere, se respeta y las gentes se sirven los unos a los otros. Pero, a pesar de todas esas circunstancias, ocurrió una traición con un triángulo amoroso, que por poco termina en tragedia.

El caso tuvo escenario en tres poblaciones del Bajo Sinú departamento de Córdoba. Fue un hecho casi nunca visto en estas cálidas tierras que conmovió la tranquilidad de los habitantes y pasó a ser comentario de boca en boca. El engaño tuvo ocasión entre los años 60 y 70.

Por esos tiempos el mundo asistía a los momentos de mayor conflicto político entre los bloques formados por los Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, en la llamada Guerra Fría, que surgió al término de la Segunda Guerra Mundial. Fue un período de rebeldía, innovación y grandes cambios sociales.

Era época de música romántica, interpretada por Leonardo Favio, Nino Bravo, Sandro, Roberto Carlos, Rocío Dúrcal, Piero, Leo Dan y Palito Ortega, entre otros. Tiempos de sexo, rock, hippies, drogas y minifaldas. Minifaldas, como las que usaban las jóvenes sinuanas de ese período.

¿Pero cómo fueron los hechos?

El suceso ocurrió entre dos hombres y una mujer. Uno de ellos de nombre *Adán, natural de *Mata de Caña; el otro se llamaba *José, oriundo de *Palo de Agua; dos corregimientos del municipio de Santa Cruz de Lorica. La mujer era *Eva, residente en el corregimiento de *Sabananueva, municipio de San Pelayo. Las tres localidades vecinas entre sí, están ubicadas a orillas del río Sinú.

Los masculinos, Adán y José, estudiaban en la Universidad de Cartagena, pues en el recién creado departamento, (fundado en 1952), aunque existía la Universidad de Córdoba (creada en 1962) no había facultades de derecho ni medicina, las cuales le interesaban a los dos jóvenes amigos.

El tránsito de las citadas poblaciones hasta La Heroica, lo hacían en lanchas por el río Sinú y luego por el mar Caribe. En ese entonces decían nuestros padres que quien se iba a estudiar a Cartagena era ¡mucho macho!, pues eso quedaba ¡al otro lado del mundo!

Para llegar a Cartagena, desde el Sinú, se empleaban más de 30 horas. Era como viajar hoy a Australia, en Oceanía, o Japón, en Asia, países ubicados en la parte oriental del mapamundi, ¡al otro lado del mundo!, como decían los sinuanos al referirse a Cartagena en aquella época. Con la diferencia de que a Australia y Japón se puede llegar hoy en día, en avión, después de 20 horas de vuelo.

Por esos tiempos apenas había trochas, caminos de herraduras o reales y se empezaban a construir carreteras que más tarde pasarían por poblaciones ubicadas a orillas del Sinú, logrando con ello que llegaran los primeros vehículos a la región.

Las lanchas no solo transportaban pasajeros, también llevaban productos agrícolas y animales domésticos que recogían en las riberas del Sinú partiendo desde Tierralta, hasta San Bernardo del Viento, para luego llegar a Cartagena a través del mar Caribe.

Esas embarcaciones eran las lanchas ‘Concepción’ y ‘General Córdoba’; un remolque que transportaba combustible, llamado ‘Santa Clara’ y un pequeño barco conocido con el nombre de ‘Sansón’, el cual se desplazaba un poco más rápido por el río y el mar. La abuela Tomasa Martínez, afirmaba que esas fueron las últimas embarcaciones que transitaron por el río Sinú, hacía a finales de los años 60.

De buenas familias, como todos en el Sinú

Adán, hijo de familia acomodada era de color moreno, alto y con bastantes conocimientos en la cabeza, ya que siempre le gustaba leer mucho; residía en Mata de Caña. Estudiaba derecho, profesión que siempre le gustó, porque según decía, quería que se aplicara justicia en ciertos casos que él se daba cuenta pasaban en la región, pero nadie actuaba.

Mientras que José, el novio de Eva, cuyos padres vivían bien. Era de facciones indígenas, de regular estatura e inteligente; estudiaba medicina. Había elegido esa profesión porque observaba que había mucha gente con problemas de salud, y por lo regular no se encontraba un médico que los atendiera. Muchas veces tenían que ponerlos en manos de teguas o ‘curiosos’.

Eva era una mujer hermosa, de color blanco, ojos verdes, cara bonita, de estatura alta y poseedora de una cabellera rubia que le caía en la espalda. El cuerpo era espectacular. Tenía medidas 90-60-90. Con su color y sus ojos, hacia honor a las gentes de su pueblo natal donde predomina la raza blanca con ojos verdes y azules.

Ella terminó sus estudios secundarios (bachillerato como se decía en la época). Las intenciones de Eva eran convertirse en docente. Pero en esos tiempos nuestros padres le daban poca importancia a la educación de las hijas.

Como ocurre en muchos países de Latinoamérica, apenas las mujeres cumplen 15 años se dedican a ayudar en las labores de la casa. Y no siguen estudiando, porque tienen que ‘trabajar’, pero en la vivienda.

Además, los padres decían que las mujeres se casaban apenas terminaban sus estudios profesionales, y era muy poco lo que ayudaban luego a la familia. En ese sentido, Eva, solo hizo algunos cursos de modistería y primeros auxilios. Aunque los padres tenían todos los medios para darle educación.

El creador había dotado a Eva de una hermosura exuberante, y tenía la gran virtud que cuando se asomaba, luciendo su cuerpo y su minifalda a orillas del río Sinú, paraba el transporte de las embarcaciones, como hoy paran el tráfico hermosas mujeres en las calles de las ciudades.

En algunas ocasiones las lanchas arrimaban al puerto de Sabananueva, solo para contemplar la belleza de Eva.

Pero, ¿qué pasó con este trío amoroso en esas pacíficas tierras sinuanas? ¿Cuál fue el desenlace? ¿Qué pasó con Eva? La historia completa se la contaremos en la segunda entrega de este triángulo amoroso que por poco se convierte en una  tragedia.

(* Los nombres de las personas del trío, y de los pueblos, fueron cambiados por algunas recomendaciones y, para no herir susceptibilidades).

Comentarios

Comentarios

Check Also

Córdoba, primero en el país en áreas protegidas: CVS.

Por: DOMINGO COGOLLO NARVAEZ  La corporación ambiental CVS pasó de ser la segunda más rica …