El siniestro vial ocurrido cerca al peaje Mata de Caña cuyos heridos no fueron auxiliados por el Concesionario del mismo.

 

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

Los estudios universitarios de Enfermera Profesional de Andrea Carolina Guerrero Del Toro, se vieron interrumpidos el pasado 30 de marzo del presente año, (viernes santos), cuando se desplazaba en una moto conducida por Roberto José Doria Analla, y fueron impactados por un vehículo a escasos 500 metros del peaje Mata de Caña, en la vía San Pelayo-Lorica a la altura de la estación de servicio de Tierraltica.

 Andrea Carolina de 20 años está viva de milagro; desde entonces le han practicado dos cirugías de reconstrucción facial, perdió la audición en uno de sus oídos y está pendiente de una cirugía de implante coclear (transforma las señales acústicas en eléctricas para estimular el nervio auditivo), cuya intervención en Medellín vale alrededor de 60 millones de pesos.

Roberto, de 28 años de edad, conductor de la motocicleta, está recluido en un hogar de paso, en una rehabilitación lenta y con diagnostico médico bastante complejo. De su trabajo dependía parte de su familia.

La indolencia del concesionario Ruta al Mar.

Dos hechos llaman la atención de este siniestro vial; el primero es que los heridos duraron más de una hora tirados en la carretera, a escasos 500 metros de la estación de peaje Mata de Caña, donde no había personal paramédico y menos una ambulancia para movilizarlos a un centro de salud.

Yolidis Del Toro Castellano, madre de Andrea Carolina relata que después de más de una hora y gracias a la buena voluntad del conductor de una volqueta, su hija y el conductor de la moto fueron trasladados al hospital San Vicente de Paul de Lorica. “Antes en la estación de peaje, cuando fuimos a pedir auxilio se limitaron fue a seguir un protocolo de preguntas, mientras los heridos seguían tendidos en la vía”.

El conductor huyó del lugar.

Otro hecho lamentable que aumenta el drama de este siniestro vial tiene que ver con el comportamiento del conductor del vehículo que causó el accidente, quien huyó del lugar de los hechos sin prestarles ayuda a los jóvenes.

Por el accidente, las autoridades sindican a Cristian Romano Otero, como la persona que conducía esa noche la camioneta sin que hasta el momento se haya realizado audiencia alguna por parte de la Fiscalía. Los familiares de Andrea Carolina están enfocados en acciones médicas para recuperarle su salud y en adelantar una demanda contra el concesionario Ruta al Mar, porque en el momento del siniestro no había personal paramédico ni una ambulancia en la estación de peaje Mata de Caña.

Comentarios

Comentarios

Check Also

El día que la ciudadanía puso a tambalear al grupo Aval.

El pueblo se unió y las nuevas tecnologías sirvieron de trincheras: los grandes imperios económicos …