Ahora falta que en el Senado surja el mismo trámite y se tome una decisión definitiva frente a las objeciones que hizo el Jefe de Estado por “inconveniencia”, según sus consideraciones.

Si en esa corporación se aprueban, significa que el Congreso no tomó una decisión y se archivarían los artículos objetados. Si por el contrario se aprueban, Duque estaría obligado a sancionar la ley estatutaria tal como fue aprobada por la Corte Constitucional.

La votación se hizo pese a que varios representantes del Centro Democrático pidieron que se aplazara, lo que fue negado por la mayoría de los congresistas.

Por otro lado, el representante del partido de gobierno Edward Rodríguez pidió la renuncia de la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, en medio de un fuerte reclamo:

“Pero, ministra, yo hoy sí le digo: ‘Aquí nos falta diálogo con el Congreso y nos falta transparencia con el Congreso’. Hay que decir las cosas por su nombre y por eso tenga ese gesto de grandeza  hable con el presidente Duque a ver si pasamos la página y con su renuncia resolvemos este gran problema”.

Entre tanto, el aprendizaje que le queda al presidente es que con el apoyo solo del Centro Democrático y de algunos conservadores le va a quedar difícil la aprobación de cualquier iniciativa durante su gobierno.

Tomado de: pulzo.com