Chinú le abre las puertas a la vigésima sexta versión del Encuentro Nacional de Declamadores y Poetas.

 

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

Del 12 al 14 de octubre se llevará a cabo la vigésima sexta versión del Encuentro Nacional de Declamadores y Poetas de Chinú, el cual tendrá este año como homenajeados a León Fidel Ojeda Moreno y a la docente Soledad María Solano.

“Parece que fue ayer”, como dice la canción, cuando un 29 de octubre de 1.993  se realizó el primer Encuentro Nacional de Declamadores y Poetas en Chinú. A partir de allí, se alza como una bandera blanca sobre el insomnio de una luna imaginaria, que le indica al mundo sus coordenadas, como diciéndole al viajero: “¡aquí estamos!”. Señala, Reynel Díaz Herazo, Presidente, de la Corporación que organiza el evento.

 

Obviamente, el poeta es el creador del poema,  pero es el declamador el que lo vuelve canto, hay que venir a Chinú para presenciar como los adultos, jóvenes y  niños sostienen la alegría o la nostalgia de un verso, entre la palma de sus manos y el borde de sus ojos, subraya, Díaz Herazo.

 

Sobre los orígenes de la declamación en Chinú, la docente y escritora Miriam Castillo Mendoza, señala, “lo primero que debo contar es que Chinú ha sido un pueblo de una tradición declamatoria que viene desde que el municipio era indígena. En la actualidad tiene 22 cabildos menores rurales y un cabildo urbano indígena Zenú; entonces la tradición declamatoria de Chinú en lo tocante a lo indígena tiene que ver con los ritos funerales, que se llaman zafas de velorios”, afirma.

“Cuando alguien muere el Zenú declama, porque la muerte es un segundo viaje y las declamaciones sirven para aligerar el viaje. En esas declamaciones le rinden honores al muerto, declamaciones que se escuchan de boca en boca en Chinú. A partir de una investigación que realicé con el pueblo Zenú logré recuperar 36 de esas declamaciones aprendidas, porque muchas son espontáneas, van de boca en boca y son de origen Zenú”, asegura, Castillo Mendoza.

Semillero de declamadores Rosita Santos: corazón del Encuentro.

Con el Encuentro Nacional de Declamadores y Poetas, nació además en Chinú un semillero de declamación para trabajar la calidad de los declamadores chinuanos. El mismo cumple 19 años y quienes asisten son niños y jóvenes que quieran aprender a declamar.

El semillero trabaja gratuitamente desde el mes de febrero hasta septiembre, porque en octubre es el evento. Los niños y niñas asisten todos los viernes. A la fecha se han formado en declamación 1320 niños y jóvenes (de Chinú y de otros lugares que vienen a prepararse para concursar).

A formar a los niños y jóvenes, al semillero vienen talleristas, gente especializada de Chinú en declamación, pero también se llama a declamadores que han cursado en el mismo y que manejan muy bien el arte de la expresión oral, manejo de escenario, la plástica y el conocimiento de autores.

Desde este viernes 12 de octubre, aunque es posible que la infraestructura hotelera de Chinú se quede pequeña ante el volumen de visitantes, miles de hogares en el municipio abren sus puertas para recibir a los visitantes.

 

Textos y fotos: Revista Oro de Guaca.

Comentarios

Comentarios

Check Also

Acreditación internacional para programas de Unicórdoba.

  La Universidad de Córdoba recibió acreditación internacional de dos de sus programas ante el …