“ACERCA DEL FALLECIMIENTO DE UNA MENOR ESTUDIANTE DEL COLEGIO LA SALLE DE MONTERÍA”.

 

Por: Juan Carlos Marchena Otero

Soy bachiller del Colegio La Salle de Montería, egresado en el año 1978. Donde quiera que llego expreso mi orgullo de ser egresado de esa importante familia Lasallista. Eran otros tiempos, Montería era un “pueblo grande” en proceso de crecimiento y cuyo desarrollo aún se basaba en la agricultura, la ganadería y la pesca. Sus ppales instituciones educaditvas eran el Colegio Nacional José María Córdoba y el INEM en lo público, y, el Liceo Montería y La Salle en lo privado. Para ese entonces, el Colegio aún era dirigido y administrado por los Hermanos Lasallistas en cabeza del siempre recordado ARTURO PELÁEZ y otros más como los Hermanos Zamudio y Tobón. Nos impartieron, al lado de profesores laicos de alta profesionalidad, una educación de alta calidad académica, pero sobretodo, enmarcada en fundamentales valores cristianos.

Aún recuerdo, la misa semanal de los días miércoles a la que nos tocaba asistir a todos los que pasamos por sus aulas. Montería y nuestro Departamento, “le deben” mucha parte de su desarrollo a los egresados de esta Institución Educativa, que despué de muchos años, de acuerdo a las pruebas Saber, sigue ocupando un importante lugar en el escalafón nacional de calidad educativa. Muchos de los grandes profesionales que en las distintas ramas del saber y del conocimiento han prestado y aún prestan sus servicios a la sociedad cordobesa, nacional e internacional, son egresados de La Salle. Hoy la historia es otra. Hasta donde se y espero no estar equivocado, ya el Colegio es dirigido absolutamente por laicos, pero sigue conservando su excelencia académica y su formación en valores.

Esta semana que acaba de concluir, se acaba de presentar un evento desafortunado y triste, no solamente para los que nos sentimos miembros de la Familia Lasallista, sino para toda la sociedad monteriana y cordobesa, el cual, sin aún haberse desarrollado y mucho menos concluidas la identificación de su causa, fue tildado como BULLING por parte de medios de información y de algún sector de la ciudadanía. Como Lasallistas y como seres humanos, nos entristece enormemente esta pérdida y nos solidarizamos con el dolor que afecta a su Familia. Lo sucedido, amerita por parte de las autoridades competentes, la mas exhaustiva investigación para tratar de determinar la verdadera causa que condujo a la muerte de esta adolescentes.

En un Estado de Derecho, son Ellos y solo Ellos, los llamados a establecer las causas de este enlutecedor hecho y, de paso, impedir que se convierta en una cacería de brujas detrás de la cual se escondan oscuros intereses que hagan más daño a la Familia de la menor y al Colegio La Salle. Vivimos tiempos distintos a los que narré al principio de este sencillo escrito. Cuando eso no existían ni el internet ni las redes sociales, eventos que han transformado para bien o para mal al mundo y a la sociedad.

Nuestro Colegio no puede pasar de agache. Para bien del buen nombre construído durante muchos años, debe prestar todo su apoyo a las autoridades para que aflore la verdad por muy dolorosa que esta pueda resultar y, a la par de eso, debería revisar exhaustivamente sus manuales de convivencia para mejorarlos y adaptarlos a la realidad moderna con el fin de que puedan servir efectivamente de barrera material a las amenazas que afrontamos hoy en día con estos temas de la sociedad de consumo, la belleza plástica y los valores invertidos, el internet y las redes sociales entre muchos otros.

Pero no puedo finalizar sin mencionar una frase dura pero que hoy en día cobra muchísima realidad ante la presentación de este tipo de hechos: “los Padres no podemos pretender que los Colegios formen a nuestros hijos en los valores que no construímos en Familia”. Y de esta frase, surgen inmediatamente varias preguntas: ¿estamos como Padres infundiendo valores al interior de nuestras Familias? ¿estamos controlando a nuestros hijos en el uso del internet y de las redes sociales? ¿estamos entregando como regalo de cumpleaños a nuestros hijos menores de edad un celular en vez de un libro clásico de la literatura ó de un viaje a conocer otras culturas o una sencilla pero significativa cena familiar? A TODOS NOS TOCA REFLEXIONAR..!!

Comentarios

Comentarios

Check Also

Recursos para vías y parques en Lorica.

Hoy fueron aprobados $2.585 millones por OCAD Municipal para la ejecución del proyecto de mejoramiento …