ABC del desacuerdo entre Unicor y el Gobierno de Montería que perjudica las clases de 284 niños.

¿Será que es muy complejo para el municipio de Montería sostener ocho docentes en el gimnasio Unicórdoba?: Jairo Torres Oviedo.

Yo lamento mucho que a la fecha tengo un chat en visto con el señor rector desde hace mucho tiempo, donde le dije: ‘Hombre, buenas tardes. Yo soy Ricardo Madera, secretario de Educación Municipal. Quiero hablar con usted y a la fecha no he podido tener comunicación: Ricardo Madera.

El gimnasio Universidad de Córdoba funciona desde el año 1974, gracias a un convenio entre la citada universidad y la Alcaldía de Montería, y el mismo implica compromisos de ambas partes. Este año, debido a diferentes motivos expuestos por las mismas, el convenio no se firmó, el gimnasio quedó desfinanciado y dicha situación se lleva por delante los intereses de 284 niños.

En el programa El Radar de Radio Panzenú, el rector de la Universidad de Córdoba, Jairo Torres Oviedo, y el secretario de Educación de Montería, Ricardo Madera, presentaron sus argumentos sobre el referido tema. Estas fueron sus intervenciones.

Jairo Torres Oviedo: Es importante aclarar ante la opinión pública que el convenio que existe desde 1974 es entre la universidad y la alcaldía, no entre un rector y un alcalde, y el mismo ha permitido que esa sede educativa, de nombre Gimnasio Universidad de Córdoba, adscrita a la Institución Educativa INEM  Lorenzo María Lleras, funcione.

En el convenio, la Universidad de Córdoba se compromete a sostener todo el tema de la coordinadora, manejo administrativo, lo relacionado a la estructura física con todos sus servicios, incluidos los de vigilancia que se requieren, todo el espacio y los escenarios que tiene la universidad, y es oportuno aclarar que en el mismo nuestros practicantes de las licenciaturas hacen refuerzos de nuestros estudiantes en ese gimnasio.

La Alcaldía de Montería mantenía ocho docentes, a quienes financiaba y sostenía. El año pasado, al finalizar el año, dicha alcaldía nos notificó que no podía continuar el convenio en esas condiciones y que solamente alcanzaba a sostener cuatro docentes, porque los otros cuatro serían trasladados y que debía la universidad responder por los otros, algo que financieramente nos resultaba imposible.

Y este año no solamente fueron los cuatro docentes, sino los cuatro restantes que el municipio de Montería trasladó, y sin esos ocho docentes se traumatiza el proceso de aprendizaje de sus 284 niños.

Frente a esto hemos dicho y actuado: Nos reunimos con los padres de familia el año pasado y les manifestamos que la universidad sigue manteniendo las condiciones de ese convenio, como ha venido ocurriendo durante estos años. Cabe aclarar que esto no es un tema político, se trata simplemente de un convenio que venía funcionando bajo unas condiciones y estas se cambian por parte del Gobierno de Montería, y para la universidad, bajo estas nuevas condiciones que plantea el municipio, nos queda imposible resolver el tema de los ocho docentes.

Estamos buscando respaldos y hemos visto que Ademacor ha entendido el tema y ha intentado buscar alternativas. La alcaldía sólo plantea la posibilidad de reubicar a los 284 niños en otras instituciones educativas, pero para nosotros ha sido muy simbólico este gimnasio y por ello le hemos planteado al secretario de Educación Departamental que debido a que han liberado muchos docentes por temas de amenazas y otros asuntos, que en el convenio vigente que existe entre Gobernación y universidad, en el marco del mismo, nos presten esos ocho docentes para seguir atendiendo y no se traumatice el derecho a la educación de esos 284 niños.

Ricardo Madera, secretario de Educación de Montería

Hasta el 31 de diciembre de 2017 venía vigente un convenio a través del cual el municipio comisionaba ocho docentes, algo que se venía perfeccionando o haciendo cada vez que el convenio se vencía. En el 2017 tuvimos unas particularidades técnicas en la plaza, como fue la necesidad de suministrar docentes para el megacolegio El Recuerdo, e incluso algunos docentes para el megacolegio El Dorado en su sede de Vallejo, y entonces de manera oportuna, dentro de los términos de la ley, se les dijo mediante un oficio, con la institucionalidad que nos caracteriza, a las directivas de la universidad, que nuestra realidad había cambiado y que no estábamos en la capacidad de continuar con el convenio con los ocho docentes, sino con cuatro, y ello haciendo un esfuerzo importante con el ánimo de no castigar dicho convenio de manera unilateral.

Mandamos esos oficios en septiembre, ahí tengo los recibidos en mi oficina; son totalmente públicos, los pueden revisar, y ¿qué ocurre?, que no tuve ninguna respuesta oficial de la Universidad de Córdoba. Yo lamento mucho que a la fecha tengo un chat en visto con el señor rector desde hace mucho tiempo, donde le dije: ‘Hombre, buenas tardes. Yo soy Ricardo Madera, secretario de Educación Municipal. Quiero hablar con usted y a la fecha no he podido tener comunicación.

De manera que por oficio, insisto, con la institucionalidad y el respeto que nos caracteriza, hicimos las explicaciones técnicas, pero no hubo respuesta a nuestra propuesta del nuevo convenio, donde requerimos los documentos soporte para suscribirlo, porque recordemos que el 11 de noviembre del 2017 comenzaba la vigencia de la Ley de Garantías para convenios interadministrativos y lamentablemente debo informar que la universidad guardó silencio.

Hoy, luego de que nosotros manifestamos nuestro deseo de no continuar con el convenio en los mismos términos que venía, se entiende que no se perfeccionó y no tengo asidero jurídico para comisionar docente alguno al gimnasio de la Universidad de Córdoba. Yo lamento que se haya esperado sólo hasta el comienzo del calendario académico, cuando los niños entraran a clases, para hacer, digamos, todo este revuelco mediático, cuando esta administración ha estado de puertas abiertas y yo en mi oficina atiendo todos los días; está mi teléfono y están mis funcionarios para brindar las salidas pertinentes al caso.

Ahora bien,  es nuestro deber y así lo hemos hecho, y lo he dicho en los diferentes medios, y se lo he informado a algunos familiares o acudientes de estudiantes del gimnasio Unicor: Que nosotros somos garantistas del derecho a la educación, que ese es nuestro deber, nuestra consigna, y para eso nos pagan y trabajamos, por lo cual hemos planteado que si la universidad no tiene la capacidad y cierra las puertas del gimnasio, le brindamos a todos los padres de familia la posibilidad de estudiar en cualquiera de nuestros establecimientos oficiales del municipio, garantizando el derecho a la educación de calidad, que es nuestro propósito.

Jairo Torres Oviedo: El secretario, con todo el respeto que se merece, está faltando a la verdad, yo creo que debe ser más sensato. Ahí están las citas programadas para encontrarnos y ello no ha sido posible porque nunca asistió a las mismas. Esta no es una rectoría de escritorio, soy un rector que camina las comunidades, eso primero que todo.

Segundo: El mismo secretario reconoce que manifestaron que no podían continuar con el convenio en las condiciones vigentes y las mismas hablaban de ocho docentes, por lo cual la universidad le manifestó que si nos quitaban cuatro docentes nos quedaba imposible sostener el convenio, y las  razones son porque no podemos soportar financieramente esos cuatro docentes, pues ya suficiente tenemos con la responsabilidad de mantener el gimnasio, que es inmenso.

¿Será que es muy complejo para el municipio de Montería sostener ocho docentes en el gimnasio Unicórdoba? Entonces no venga a decir que la universidad guardó silencio, de manera que el secretario falta a la verdad. Aquí lo que hay que hacer es el llamado a la Secretaría de Educación Municipal; al alcalde de Montería, que  ocho docentes no van a arruinar el presupuesto de Montería.

Entre otras cosas, son pocos los convenios que tenemos con la Alcaldía de Montería, la institucionalidad no trabaja con nosotros y eso es contradictorio. La Universidad de Córdoba sigue con la intención de seguir con el convenio, no hemos guardado silencio y en nuestra oficina jurídica tenemos toda la documentación de los recursos que hemos interpuesto y las solicitudes que hemos presentado.

Ricardo Madera:

Hubo una única cita y se presentó un caso de fuerza mayor, entonces me comuniqué con Elkin Lorenzo Rojas Mestra y le informe de manera oportuna que no podía asistir, entonces son discursos que me apena enterar a los monterianos: De yo dije, que usted dijo. Se trata de avanzar, de trabajar por los monterianos, pero en cumplimiento de la ley, yo no puedo extralimitarme en mis funciones,   tengo todo el deseo de trabajar por Montería, pero haciéndolo bien, cumpliendo los requerimientos técnicos y jurídicos de nuestro municipio y de nuestra nación.

 

Comentarios

Comentarios

Check Also

Informe de gestión Gaula Militar Córdoba.

El Mayor Jorge Ivan Santos Cano, durante su gestión como Comandante del Grupo Gaula Militar …